ACTUALIZA 1-SONDEO-Economía argentina se desacelerará en 2012

miércoles 7 de diciembre de 2011 17:53 ART
 

* Crisis global y menor demanda Brasil afectarán crecimiento
    * Promedio analistas prevé expansión del 3,8 pct en 2012

 (Agrega enlace a gráfico)	
    Por Magdalena Morales	
    BUENOS AIRES, 7 dic (Reuters) - La expansión de la
economía de Argentina sufrirá una brusca desaceleración en el
2012 por una menor demanda global y el debilitamiento de un auge
del consumo, según el consenso de un sondeo de Reuters entre
analistas.	
    La mayoría de los 15 expertos locales y extranjeros
consultados recortó su estimación de expansión para el año
próximo, mientras que otros dijeron que podrían revisar
próximamente sus proyecciones a la baja. 	
    Según el sondeo, la economía argentina crecería en promedio
un 3,8 por ciento el próximo año, con una mediana de un 4 por
ciento, por debajo de la expansión del 5,1 por ciento prevista
por el Gobierno para el 2012 y menos de la mitad del crecimiento
esperado del 8,3 por ciento para este año.	
    Excepto en el 2009 cuando fue golpeada por la crisis global,
la economía de Argentina, uno de los mayores exportadores
mundiales de cereales y oleaginosas, ha crecido a altas tasas
desde el 2003, estimulada por los favorables precios de las
materias primas y por un aumento del gasto estatal que se
tradujo en un auge del consumo.	
    La contracara de la expansión fue un fuerte aumento de los
precios domésticos, con la inflación en torno a un 25 por ciento
este año, según estimaciones privadas.	
    Los datos oficiales, desacreditados por la oposición, gran
parte de los economistas y hasta por empleados del ente que
elabora las estadísticas, la estiman en algo menos del 10 por
ciento en los últimos 12 meses a octubre.  	
    Con una débil economía internacional, precios de materias
primas en declive, una posición fiscal del Gobierno menos sólida
y un alza en el costo local del financiamiento a las empresas,
el panorama para el 2012 luce más ajustado para Argentina. 	
    Además, el enfriamiento de la economía de Brasil está
frenando el aumento de la producción local de autos, uno de los
pilares de la industria local.	
    La proyección de crecimiento en 2012 "la bajamos de 4,5 a
3,8 por ciento como una primera señal", dijo la economista
Marina Dal Poggetto, de la consultora Estudio Bein.   	
    "La tasa de crecimiento que hoy descansa sobre el consumo
(70 por ciento del PIB) e inversión (24 por ciento del PIB) al
ser menos dinámicos implicarían un nivel de actividad más
morigerado para el próximo año", dijo Enrique Dentice, de la
escuela de Economía y Negocios de la Universidad de San Martín. 	
    	
        	
    UN IMPUESTO MAS 	
    La reciente decisión del Gobierno argentino de reducir  sus
millonarios subsidios al consumo de servicios públicos también
absorberá dinero actualmente destinado al consumo.	
    Los argentinos disfrutaron de unas de las cuentas de gas
natural, electricidad y agua potable más bajas de Sudamérica
desde el 2002 gracias a un virtual congelamiento de tarifas
implementado en medio de la crisis económica que golpeaba al
país en ese entonces.	
    La reducción de subsidios operará como un impuesto, "con lo
cual reduce el ingreso disponible para gastar en otros bienes",
dijo Nicolás Bridger, economista de la consultora Prefinex.	
    El índice de confianza del consumidor elaborado por la
privada Universidad Torcuato Di Tella cayó en noviembre un 1,7
por ciento.    	
    Los economistas están divididos sobre si el menor
crecimiento también podría traducirse en una leve moderación de
la inflación.	
    Dante Sica, de la consultora Abeceb, dijo que "la inflación,
en un contexto de desaceleración, va a estar más cerca del 20
por ciento que del 30, y en algunos meses la tasa anual puede
estar abajo del 20 por ciento".	
    Pero el Banco Barclays y la consultora de Orlando Ferreres y
Asociados creen que la inflación podría acelerarse.	
    El nivel de los precios al consumidor también dependerá de
las negociaciones salariales que los sindicatos iniciarán en las
próximas semanas con los empresarios, según los expertos. 	
    El Gobierno dio señales de que no avalará alzas desmedidas,
con la mira puesta en evitar mayores presiones inflacionarias,
aunque algunos gremios adelantaron que exigirán aumentos de
hasta el 30 por ciento.	
    El encarecimiento del financiamiento a las empresas también
amenaza el crecimiento económico en el 2012.	
    Las tasas de interés se dispararon en las últimas semanas a
máximos de tres años debido a que los bancos debieron salir a
retener depósitos en pesos para evitar que se volcaran a la
compra de dólares.	
    Algunos economistas prevén que las tasas para el
financiamiento a empresas de primera línea rondarán en entre el
18 y 20 por ciento anual, con el consiguiente impacto negativo
para la producción y el consumo.  	
    	
	
 (Por Magdalena Morales.Con reporte adicional de Luis Henao,
Helen Popper y Guido Nejamkis. Editado por Inés Guzmán)